Spread the love
Wuham – China

La economía de China está creciendo nuevamente después de su peor trimestre en décadas. Si bien eso podría ser un buen augurio para la recuperación global posterior al Coronavirus , los datos sugieren que las personas todavía están nerviosas por abandonar sus hogares y gastar dinero.

La segunda economía más grande del mundo creció 3,2% en el período de abril a junio en comparación con el año anterior, según las estadísticas gubernamentales publicadas el jueves. Eso es mejor que el crecimiento del 2,5% que esperaban los analistas encuestados por Refinitiv.

También significa que China evitó la recesión. En el primer trimestre, la economía de US$ 14 billones de dólares se contrajo un 6,8%, la peor caída registrada en un solo trimestre desde que China comenzó a publicar esas cifras en 1992. Esa fue también la primera vez que el país reportó una contracción económica desde 1976.

El repunte era ampliamente esperado. China, el epicentro original del brote y el primer país en el mundo en imponer medidas draconianas para sofocar el virus, fue la primera gran economía en reabrir. Ahora es la primera en salir de la recesión.

El pronto regreso al crecimiento de China podría ser presagio de buenas noticias para el resto del mundo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo en junio que la economía global podría contraerse un 4,9% en 2020, menos que su pronóstico de abril. El FMI en ese momento proyectó que la recuperación sucedería más gradualmente de lo esperado anteriormente.

Pero “la desaceleración podría ser menos severa de lo previsto si la normalización económica avanza más rápido de lo esperado actualmente en las áreas que han reabierto”, dijo el organismo. Proyectó que la economía de China crecerá 1% este año, mientras que Estados Unidos y Europa verán fuertes contracciones.

Una recuperación desigual

Si bien la magnitud de la recuperación en China fue más fuerte de lo que muchos analistas esperaban, también fue “muy desigual”, según Larry Hu, economista jefe de China para Macquarie Group. Por ejemplo. señaló que la oferta era más fuerte que la demanda.

La producción industrial fue un punto brillante, al crecer un 4,8% en junio, su ritmo más rápido este año, según datos de Refinitiv. La fabricación en sectores de alta tecnología fue particularmente sólida. La inversión general también fue mejor de la esperada.