Spread the love

El Senado de Brasil aprobó el miercoles , un proyecto de ley que permitirá la privatización de las empresas públicas de agua y saneamiento.

El proyecto de ley, que había rubricado la cámara baja en diciembre, fue aprobado por una votación de 65 a 13 en el Senado.

El proyecto de ley pasará a la presidencia para la sanción del mandatario Jair Bolsonaro. Sus promotores consideran que de esta forma se brindará un mejor servicio a 35 millones de brasileños que carecen de agua potable y 100 millones cuyas aguas residuales se vierten sin tratar.

Los opositores argumentaron en cambio que pondría un recurso público vital en manos privadas, en momentos en que muchos países o ciudades lamentan haber privatizado sus sistemas de agua.

“Casi la mitad de la población de este país carece de saneamiento básico”, dijo el principal patrocinador del proyecto, el senador Tasso Jereissati, del partido de centro derecha PSDB.

Sin embargo, los detractores de la medida discrepan de ese criterio. El senador Rogério Carvalho, líder de la bancada del Partido de los Trabajadores (PT) en la cámara alta del Parlamento, expresó a través de Twitter las inconsistencias de la misma.

“El problema es que la propuesta (…) favorece a los municipios grandes y puede dejar de lado a los pequeños, es esencial que las aguas residuales y el tratamiento del agua tratada también se tomen para estas poblaciones”, expresó Carvalho.

“Necesitamos garantizar el tratamiento de agua y alcantarillado para toda la población. Sin privilegios ni restricciones. Incluso en los rincones más lejanos”, agregó.

El Partido de los Trabajadores (PT) fue la única organización política, representada en la asamblea senatorial, que votó en contra del proyecto.